Dianna Jazwinski: “Sé que la luz siempre está ahí y que las cosas mejoran”

Las fotografías de Dianna Jazwinski muestran un contraste entre fondos oscuros y flores de colores vivos.

Spring Garden
Floral Medley – Dianna Jazwinski

Dianna Jazwinski es una fotógrafa de jardinería que trabaja en el sector editorial, creando reportajes fotográficos de jardines y plantas para revistas hortícolas. Además de ello, es una comerciante online cuyos productos varían entre impresiones, tarjetas y textiles de motivos botánicos, creados a través de su trabajo personal.

Afincada en la costa sur de Worthing, en el oeste de Sussex (Reino Unido), Jazwinski dice de sí misma tener un lado muy creativo y ser muy muy resolutiva, algo que combina muy bien entre su carrera como fotógrafa y su trabajo como fisioterapeuta freelance. Hablamos con Dianna Jazwinski para conocer más detalles sobre su trabajo.

¿Cuándo empezaste en el mundo de la fotografía?

Empecé un curso de fotografía en 1996 después de mudarme a una zona nueva por temas de trabajo donde no conocía a nadie. Solo quería aprender a tomar mejores fotografías y empezar a socializar. No tenía grandes aspiraciones fotográficas en aquella época, pero fue algo que me enganchó y siempre llevaba una cámara encima. Me mudé a Dorset desde Londres, una zona con localizaciones preciosas en el campo y en la cosa, dándome infinidad de oportunidades fotográficas.

El curso era sobre Fotografía en Blanco y Negro, donde aprendí a revelar e imprimir rollos fotográficos. El hecho de tener que pensar en tonalidades de gris me iluminó una chispa de creatividad en la fotografía, algo totalmente desconocido para mí por aquel entonces.

Tulip Garden
Tulips and Ranunculus – Dianna Jazwinski

¿Por qué decidiste centrarte en la botánica?

Después de completar el curso de Blanco y Negro, quise adentrarme en otro proyecto, por lo que hice un curso de tres años sobre Ciudades y Gremios. Exploré un género fotográfico totalmente diferente y lo completé en doce semanas, en la que había que presentar un proyecto al final de cada una. Hice casi todo en blanco y negro hasta que llegué a un módulo de Macro en el que pensé que había llegado el momento de trabajar con el color. Las plantas eran la opción más obvia y he estado obsesionada con ellas desde entonces.

Desde que completé el curso, he encontrado una nueva pasión trabajando con las plantas. He trabajado duro para encontrar mi estilo y poder enviar mi trabajo a distintas revistas.

¿Cómo definirías tu estilo?

Mi estilo es oscuro y enfadado, pero con un concepto positivo de la luz, la alegría y la belleza dentro de eso. Muchos asumen que debo de estar deprimida con tanta oscuridad, pero es totalmente lo contrario. Soy lo suficientemente madura como para haber experimentado momentos verdaderamente oscuros y sé que la luz siempre esta ahí y que las cosas mejoran. Esto, espero, está reflejado en las imágenes.

Me he convertido en alguien muy sensible a la luz en los últimos años y encuentro que las imágenes oscuras son mucho más fáciles de ver para los ojos y dan un descanso visual del trabajo delante de pantallas. Lo encuentro algo meditativo a lo que mirar.

¿Qué te inspira cuando decides tomar una fotografía de una planta en particular? ¿Hay alguna historia o metáfora detrás de ella?

La inspiración suele ser inmediata cuando veo un sujeto potencial. Si tengo que pensarlo durante mucho tiempo, no es el adecuado. Los observo durante un día o dos para ver cómo se ‘mueven’ antes de ser fotografiados. Algunas flores continúan creciendo en el jarrón y se inclinan hacia la luz, creando curvas interesantes. Esto puede provocar una respuesta emocional en la que comparo la forma de la planta con un gesto humano.

Me gusta la simplicidad de explorar una sola flor, poco a poco añadiendo más elementos a una composición. Las flores estacionales tienen una manera inquietante de trabajar juntas. La Madre Naturaleza es una diseñadora excelente.

Tulip Trio
Three Tulips – Dianna Jazwinski

¿Qué te gustaría que sintiese la gente cuando vea tus fotografías?

Me gustaría que viesen y sintiesen una respuesta emocional como yo y que explorasen el detalle y las texturas que me movieron a mí. Quiero que vean algo diferente cada vez que prestan atención al detalle.

¿Qué te atrae a una planta para que decidas fotografiarla?

El color, la forma, la textura, la forma y la inspiración instantánea. Si tengo que mirar demasiado para encontrar algo que me guste, no es el momento.

¿Qué tipo de plantas te gusta fotografiar?

Los tulipanes y los ranúnculos son mis favoritas, seguidas de la rosa inglesa. A menudo visito granjas florales locales con ninguna expectativa y espero a que la inspiración me guíe.

¿Qué perspectiva de la botánica y las plantas quieres mostrar en tus fotografías? ¿Cómo consigues hacerlas únicas?

Cuando observamos flores en un jardín, las vemos de manera fugaz, quizás fijándonos en el color y en el olor y pasamos a la siguiente. Podría ser un elemento de carga visual, con tanto que ver y absorber. Cuando me siento atraída a una flor en particular, quiero mostrarle al que la vea qué tiene esa flor que hace que me conmueva.

En una fotografía, los detalles y las texturas están congelados en el tiempo, y el que las ve puede detenerse y observar lo que normalmente pasarían por alto. Los gestos y la profundidad creada por la poca luz añaden un elemento emocional. No debería ser solo la foto de una flor, tiene que hablar de alguna manera. Esa voz se escuchará de maneras diferentes por parte del que la vea.

Tu trabajo personal se diferencia de tu trabajo para revistas en que el primero se caracteriza por aparecer mucho más oscuro. ¿Por qué te decidiste por este enfoque?

Mi trabajo para editoriales es ligero y etéreo porque estoy en el entorno natural de las plantas. Las revistas hortícolas promocionan la jardinería y tengo que trabajar ocn eso y con lo que los lectores esperan ver. Incluso ahí exploro lo que me atrae de una planta en concreto y consigo transmitirlo en una fotografía.

Las obras más oscuras surgieron de trabajar con la fotografía fija en interiores. Tuve problemas con conseguir lo que quería con imágenes más claras y me di cuenta de que el detalle y el color se hacía mucho más evidente cuanto más oscura fuese la fotografía. Me encanta cómo la sombra puede crear profundidad y un estado de ánimo. Probablemente, reflejó mi necesidad por una luz más baja, al haberme convertido en alguien sensible a ella.

Tus imágenes enfatizan el color y el detalle de una manera muy particular, haciendo que las plantas parezcan majestuosas. ¿Cómo consigues esto?

¡Me alegra mucho que pienses eso! Espero que sea una combinación de la emoción y la técnica para sacar los elementos especiales de mis sujetos. Un enfoque preciso y los accesorios de la cámara ayudan a que esos detalles aparezcan nítidos en la fotografía- habiendo empezado mi carrera fotográfica con película fotográfica o film, me considero algo así como una purista y prefiero una ética en la que haya la menor manipulación digital posible.

Puede haber mucha experimentación para conseguir el resultado que quiero. No siempre funciona de la manera que había planeado, pero puede haber sorpresas bonitas.

¿Dónde buscas las plantas que usas tanto para tus fotografías, tanto las de tu trabajo personal como las de los editoriales?

Las plantas que uso para mis impresiones pueden encontrarse en cualquier sitio, llamando mi atención en una tienda, floristería o jardín. Suelo visitar una pequeña granja floral que tengo cerca para encontrar inspiración y elegir las flores que quiero usar.

Para el trabajo editorial, investigo a productores, proveedores y jardines para los grupos de plantas con los que quiero trabajar. Puedo, incluso, inspirarme en una flor que veo en Instagram.

Rose Garden
Roses – Dianna Jazwinski

¿Cómo es tu espacio de trabajo?

Me encantaría poder decir que es un estudio grande y bonito, pero realmente es una cámara, un trípode y una ventana orientada hacia el este es todo lo que necesito. Trabajo desde casa y nunca uso luz de estudio. Me gusta más la luz natural.

Tu trabajo te ha hecho ganar numerosos premios, como el de Fotógrafo de Jardinería del Año a nivel internacional en 2013, y has sido finalista varias veces en los Garden Media Guild Awards como Fotógrafa del Año. ¿Qué sientes?

Es todo un honor ser reconocida y recibir credibilidad por lo que hago. Ahora tengo la confianza para seguir con mis proyectos fotográficos y hacer el trabajo que me inspira. Sé que mi estilo no es para todos, pero tengo el coraje para trabajar de una manera que me trae la alegría de la expresión fotográfica.

¿Tienes algún proyecto de cara al futuro?

Siempre tengo ideas, pero me encanta cómo las cosas suceden de manera espontánea y te llevan por un camino diferente. Está bien dejarse llevar.