Chanel celebra el centenario del Nº5 con una colección de joyas

Para celebrar el centenario del perfume N°5, Patrice Leguéreau, Director del Estudio de Creación de Alta Joyería de Chanel, ha imaginado la ‘Collection N°5’, la primera colección de Alta Joyería dedicada a un perfume.

Esta colección, pionera en la historia de la Alta Joyería, muestra todas las facetas de un perfume, interpretando el eterno misterio del perfume N°5.   

En 1921, el Nº5 compuesto por Ernest Beaux y Gabrielle Chanel causó sensación. Con la absoluta modernidad de la fragancia, la pureza del frasco y el misterio del nombre.

En 1932, Mademoiselle rompió los códigos de la alta joyería francesa con su única colección de platino y diamantes. Estas ‘Bijoux de Diamants’ introdujeron nuevas formas de vestir.

En 2021, Patrice Leguéreau decidió unir estos dos registros con la ‘Collection N°5’. “Gabrielle Chanel abordó estos dos universos con los mismos valores visionarios, centrándose en la audacia y la búsqueda de la excelencia. 

Chanel

He querido redescubrir ese gesto creativo con esta colección, que ha sido concebida como un viaje por los meandros del alma del perfume N°5, desde la arquitectura del frasco hasta la explosión olfativa de la fragancia”, afirma Patrice.

La pieza clave de la colección es el collar 55,55 que expresa todos los códigos de la fragancia que irradian a través de una piedra preciosa elaborada en su honor, un diamante de 55,55 quilates tallado a medida.

“Se trata de un enfoque inédito”, observa Patrice Leguéreau. “Partimos de un diamante en bruto que habíamos tallado, no para hacer la piedra más grande posible, sino para obtener un diamante octogonal perfecto de 55,55 quilates“.

JO2021 0004 RGB e1625496861840
Chanel

El perfil del tapón, la silueta del frasco, el cierre en forma de número de la suerte y la cascada de diamantes en forma de pera, tallados uno a uno, convierten esta pieza en un homenaje definitivo al perfume.

Chanel ha decidido conservar el collar 55.55 en su Patrimonio. Así, esta extraordinaria pieza formará parte para siempre de la historia de la alta Joyería de Chanel y será el símbolo de los lazos que unen la plaza Vendôme con el perfume N°5.