Entrevista al artista urbano Bnomio

Madrid es una ciudad que mantiene una estrecha relación con el arte urbano, que adorna con poesía y alegría las calles de la capital. Allí nació Bnomio, un joven artista que este año llenó varias zonas de la capital con carteles con la cara de Vladimir Putin, presidente ruso, como parte de su obra Memento Mori, donde desnuda el rostro de personajes controvertidos, y desviste el destino que acecha a todo ser humano, ese destino último y común que se esconde debajo de cada piel: la muerte, ineludible, desmitifica la reputación de grandes figuras, y las reduce a cenizas. Su obra es un viaje en blanco y negro, con líneas sencillas y figuras geométricas, en el que plasma todas esas ideas que le han ido influenciando desde sus inicios. El artista madrileño recientemente ha presentado su muestra Inner Demons, donde el miedo se convierte en un punto de partida de un diálogo íntimo con el público

Bnomio
El artista Bnomio firmando una obra. Fotografía de Colección SOLO

Me gustaría comenzar por la fuente de inspiración de Bnomio: el tatuaje. En una entrevista reciente hablabas de la «valentía y respeto» que supone hacerse un tatuaje. ¿Qué poder tiene el tatuaje para Bnomio?

El tatuaje es un oficio por el que siempre he tenido un gran respeto y admiración. En mi caso llegó no sólo como parte de una experiencia, sino también como una gran fuente de inspiración. Durante muchos años mi paso por los estudios de artistas y amigos fue algo enriquecedor. Pude conocer de primera mano el proceso, las maquinas, las técnicas y en definitiva el proceso de hacer un tatuaje desde el boceto hasta que llega a la piel. Así que de manera natural me fui empapando de esta cultura y fui mostrando interés por el estilo visual inspirado en el tatuaje americano o tradicional. Siempre me gustaba ver los flash en la sala de espera de los estudios o los libros con los trabajos de los trabajos de los artistas. Me molaban especialmente los samples que estaban a línea, me parecían muy interesantes ver cómo conseguían representar aquellos diseños. Con el tiempo fui comprando láminas de tatuadores de los que me gustaba su estilo, libros de sketch, stickers o máquinas. En resumen, todo lo que podía darme de primera mano imputs o inspiraciones. Algunas personas se tatúan para recordar y otras para olvidar. Para mí el poder del tatuaje va más allá de la piel, fue algo que dio sentido a parte de mi obra como artista y por la que se me conoce en gran medida.

 

Algunas personas se tatúan para recordar y otras para olvidar

Bnomio
Obra que forma parte de la muestra 'Inner Demons'. Fotografía de Colección SOLO

Ahora podemos ver su muestra ‘Inner Demons’, expuesta en el estudio de tatuajes Umiko Studios. ¿Qué relación crees que hay entre el arte y el tatuaje?

Para mí es una combinación inseparable o al menos debería de ser así casi siempre. En el tatuaje el artista traslada su visión de una manera artística y se expresa a través de una técnica. Un tatuador por lo general pasa muchas horas dibujando, pero por mi experiencia no sólo domina una técnica, sino que muchos trasladan su arte haciendo uso de diferentes soportes: acuarelas, acrílicos, formatos grandes como lonas, maderas… es decir, no solo se limita a la máquina de tatuar su trabajo. Por lo tanto, su relación desde mi punto de vista con el arte es total. En mi caso y hablando de Inner Demons tenía mucho sentido que este solo show fuera en Umiko porque no sólo es un espacio expositivo, sino que es una estudio de tatuajes y por ese motivo parte de mi obra no solo estará expuesta, sino que también se podrá llevar tatuada.

Bnomio
Estudio de tatuajes Umiko Studios, con piezas de 'Inner Demons'. Fotografía de Colección SOLO

En su Manifesto se habla del concepto Tear away the mask o quitarse la máscara, vinculado a la imagen de la calavera y que nos lleva a la esencia del ser humano, escondida tras el antifaz de nuestra vida cotidiana o de las redes sociales. ¿Qué es para Bnomio la identidad?

En mi caso se trata de una eterna búsqueda de cambios y de actualizaciones. Para mí es difícil tener una identidad como algo residual. Estoy en un continuo aprendizaje y evolución, no me refiero a ser un erudito al uso, va más por inspiraciones del día a día o por cambios que se van dando. Pocas cosas me acompañan durante demasiado tiempo. Me canso rápido o me cuestiono si son lo suficientemente buenas como para que digan algo de mí y siempre busco la mejor versión de mi mismo pero, entiendo que todo ese contexto hace en sí que sea un sello de identidad de mi personalidad.

Pese a todo sigo teniendo un pensamiento basado en que las relaciones personales que se forjan de tú a tú, para las buenas o para las malas. Tear away the Mask habla de la esencia del ser humano, de una máscara de hipocresía, una máscara digital a modo de avatar que trata de ocultar nuestra verdadera identidad, bajo personalidades que no nos corresponden. Es una oda a la esencia o a lo mas profundo que hay dentro de todos nosotros; habla de una manera democrática, de algo que nos hace a todos iguales. La calavera es sin duda esa expresión que surge detrás de estos pensamientos y es un elemento que visualmente siempre me ha fascinado.

Una de las cosas que más me fascina de la obra de Bnomio es el estilo minimalista, geométrico, en blanco y negro y con líneas sencillas y cómo a través de este estilo logra transmitir tanto. ¿Tendrá cabida el color en tus obras en algún momento?

Por el momento no estoy investigando en esa línea. En el mundo del tatuaje me gustan más con la estética que vengo haciendo de ‘Blackwork’ (técnica de tatuaje en color negro y mucho contraste), ya que es algo que hace que sean reconocibles y eso es parte de mi sello de identidad. 

En la parte artística estoy intentado encontrar otro tipo de soluciones, como en la serie de Memento Mori donde estoy usando imágenes con ‘Halftones’ (técnica de semitonos de color) y con elementos rasgados, mediante el uso de posters como con los que pego por la calle. Me interesa más el uso de pinturas metálicas o acabados con brillo y mate juntos como los que se pueden ver en Inner Demons o trabajar soportes naturales en crudo, piedras, maderas… más que meterme en el mundo del color.

Bnomio
Pieza de 'Inner Demons'. Fotografía de Colección SOLO
Bnomio
Pieza en blanco y negro de 'Inner Demons', con la obra de Kanye West de 'Memento Mori' detrás. Fotografía de Colección SOLO

¿Qué le falta al arte urbano para aparecer en museos tradicionales?

Personalmente he experimentado un poco de los dos mundos y creo que primero habría que preguntarse si todo el arte urbano querría estar en el un Museo al uso, y al revés. A veces, descontextualizar las obras que están pensadas para ser mostradas en la calle pueden perder credibilidad o sentido cuando las ves en un espacio expositivo más tradicional. Pero en definitiva creo que, como todo, es una cuestión de respeto por la obra del artista y de cómo quiera llevar su carrera. En mi caso es algo que suma y que me hace poder crecer como artista para poder seguir desarrollando mi carrera, haciendo lo que me gusta y que me permite trasladar mi mensaje con unos códigos propios, que se han ido refinando con el tiempo y que igual siguen nutriéndose. Igualmente seguiré actuando en la calle y dejando mi sello por donde vaya.