SWEAT: Entrevista a Magnus von Horn y Magdalena Kolesnik

El 21 de mayo se estrena SWEAT la película sobre la vida de una influencer del fitness, dirigida por Magnus von Horn (Suecia) y protagonizada por Magdalena Kolesnik (Polonia). El director y la protagonista relatan en un encuentro algunos detalles sobre la película que verá la luz el próximo 21 de mayo.

sweat

¿Creéis que después de ver la película la sociedad se va a replantear el uso de las redes sociales?

Magnus: Yo creo que igual eso es mucho decir, me quedo tranquilo con que provoque algún tipo de discusión. 

Magdalena: Estoy de acuerdo con Magnus, no tengo grandes planteamientos en cuanto a cambiar al mundo, pero a nivel local se presta a que haya discusión. 

¿Cuál es vuestra relación con las redes sociales?

Magdalena: Antes no tenía, a raíz de empezar la preparación de la película he abierto una cuenta de Instagram.

Reconozco que igual para mi carrera es importante y sobre todo reconozco que puede ser una herramienta muy útil para el activismo.

Magnus: Soy muy pasivo, miro mucho a los demás pero no cuelgo muchas cosas. El inicio de la película se inspiró mucho en mi observación. 

¿Por qué elegiste el fitness dentro del abundante mundo influencer?

Magnus: No estoy muy interesado en el fitness pero sí en la gente y en el acceso que a veces te permite a otras personas. Permite una ventana hacia el interior de la vida de la gente. Esa capacidad que tienen para compartir generosamente sus vidas me sorprende. Yo soy de pensar mucho las cosas que subo. Hay un momento en la película en el que la protagonista dice “para que sirve la vida si no la puedes compartir con alguien”. 

sweat
sweat

¿Cómo creéis que están afectando las redes sociales a las generaciones más jóvenes?

Magnus: Yo creo que de varias maneras, creando nuevas oportunidades de trabajo, creando un nuevo tipo de vida quizás más difícil de aceptar por parte de las generaciones más mayores. Hay que tener en cuenta como Internet ha cambiado el mundo desde las cosas más pequeñas hasta derribar o cambiar un gobierno.

Magdalena: Es otro campo de creatividad posible, yo creo que en el fondo somos todos un poco artistas. Allí muestras como te vistes, como te expresas…recuerdo dar varias fiestas virtuales durante la pandemia y era otro tipo de contacto más espontaneo.

¿Puedes hablarnos de los movimientos de la cámara durante la película?

Magnus: Quería que la cámara fuese como un perro labrador conectado a las emociones de su amo. Cuando el perro tiene una energía muy alta la cámara también. Eso nos ha ayudado con las necesidades de la producción, teníamos 21 días, había que ser muy móvil, de manera casi documental. Aprovechamos esas limitaciones para dar mayor libertad. El cámara era casi como otro actor, no había nada planificado.