Mimeyco “Step by step se llega más lejos”

El arte milenario del palmito está a punto de desaparecer y las fundadoras de MIMEYCO lo saben. Movidas por la curiosidad, iniciaron su aventura hasta llegar a Andalucía donde conocieron a una de las últimas artesanas que trabajan esta técnica ancestral.

Mimeyco
Mimeyco

Los primeros modelos, capazos artesanales hechos a mano en España, se han convertido en la esencia de su colección, con los que, sin perder el compromiso con los oficios del pasado, modernizan el diseño del palmito. Son diversas las manos de los artesanos de Andalucía y Baleares que colaboran con ellas. Se encargan de mantener vivo este arte de trenzar la fibra, con gran tradición de en las dos regiones mediterráneas el arte.

En la isla de Mallorca, el taller textil tradicional de la familia Bujosa es uno de los últimos que sigue los patrones de las antiguas casas textiles de las islas y que sigue empleando telares centenarios. Emplean la técnica ‘ikat’ para confeccionar los patrones de las coloridas telas desde 1945.

Jana es una de las últimas artesanas del mimbre de la región de Valladolid que sigue elaborando junto con la firma colecciones realizadas en fibra natural de anea.

Más al norte, en Galicia, Inés habla de su pasión por tejer. Después de haber hecho muchas cosas y haber trabajado en campos del mundo laboral tan dispares como la Administración y la Decoración de Eventos, decidió dejarlo todo y crear su propio taller de elaboración de tejidos únicos, hecho a mano utilizando técnicas en desuso.

Antonio, un joven artesano del esparto murciano, recoge a mano la fibra orgánica, vegana y ecológica y la transporta en un carro de madera, convirtiendo el proceso en 100% sostenible.

Mimeyco

¿Cómo se forma el nombre MIMEYCO?

El nombre de Mimeyco es un juego de palabras entre MEditerráneo, Marta & Esther (que somos mi hermana y yo, las fundadoras de la marca) y CO hace referencia a ‘and company’ en referencia a todos los artesanos y talleres con los que trabajamos. 

Mimeyco
Mimeyco

Es una firma de slow fashion, ¿se podría hacer sin ser artesanal?

Considero que todo lo que implica una producción lenta tiene detrás un proceso más artesanal, en el que se cuidan los detalles, se trabajan con colaboradores locales y se produce en pequeñas cantidades. 

Vuestro primer modelo fueron los capazos artesanales ¿por qué son la esencia de vuestra colección?

Desde que éramos niñas hemos visto en nuestra casa capazos elaborados con esparto y con palmito, solo que antes su uso era muy diverso. Mi abuela lo utilizaba para la compra, cargar leña o recoger la oliva. 

La firma surgió en en 2015, a raíz de un viaje que hicisteis ¿qué fue lo que hizo que os dieséis cuenta de que se estaba perdiendo el palmito?

Viajamos a uno de los pueblos de Alicante con más tradición en la artesanía del palmito y allí nos confesaron que toda la producción era de importación y que venía de otros países como Marruecos. Nos fue imposible encontrar a artesanos relativamente jóvenes que todavía siguieran realizando esta técnica de tejer la hoja de palmera, o palmito. Tuvimos que viajar hasta otra comunidad para encontrar a una artesana que estaba manteniendo este oficio vivo. 

¿Cómo soléis encontrar a los artesanos?

Después de realizar una búsqueda por Internet, nos solemos poner en contacto a través de un email o teléfono de contacto. Siempre están dispuestos a colaborar ya que son pocas las firmas que cuentan con su trabajo. 

Además de los artesanos, ¿quién más está detrás de la firma?

Actualmente yo, Esther Asensio, me encuentro detrás de la firma de Mimeyco pero cuento con una red de profesionales y de proveedores que me ayudan en todo el proceso de diseño, confección y comercialización. 

Mimeyco

Al ser de lugares dispares ¿existe alguna ubicación específica para vuestro taller?

Nuestro taller está distribuido por toda España ya que nuestros artesanos están ubicados en diferentes comunidades, Andalucía, Castilla León, Baleares, Cataluña… Eso es lo bonito de Mimeyco. 

¿Son los artesanos los que se encargan de diseñar o ellos tan solo llevan a cabo los bocetos preeliminares que se les proporcionan?

Es un trabajo recíproco y eso es lo que más nos gusta. Nos nutrimos los unos a los otros. A veces ellos tienen un diseño que nosotras recuperamos, otras veces creamos una pieza desde cero, y otras son los artesanos los que nos dan ideas y sugerencias. 

Mimeyco

¿Cuál es la parte más compleja en el proceso de diseño de un modelo?

Es diseñar una pieza única que guste al consumidor que sea tendencia pero que pueda perdurar temporada tras temporada. La parte más difícil de la creación se da en la materia prima. Por ejemplo, para realizar nuestros cestos utilizamos fibras orgánicas y silvestres que crecen en zonas locales, por lo que es el mismo artesano quien recoge y prepara las hojas para su trenzado. 

¿Es cada modelo diferente ?

Hemos decidido no trabajar al ritmo del calendario de la moda si no focalizarnos en una colección permanente que vaya integrando novedades poco a poco. Además, de cada diseño hay un número limitado de unidades producidas. 

Echando la vista atrás ¿cuál fue la mayor dificultad hasta que lograsteis despegar?

Dar a conocer el producto y que el público valore nuestras piezas. Es difícil luchar contra el fast fashion. 

¿Qué consejo le daríais a alguien que se quiera a aventurar con una firma sostenible?

Organización, planificación y paciencia. Step by step se llega más lejos.