Luis García Montero y Martín López-Vega presentan sus dos nuevos poemarios

La editorial Visor nos trae lo nuevo de los poetas Luis García Montero y Martín López-Vega. Ambos poetas presentaron ayer en el Círculo de Bellas Artes, en colaboración con el Instituto Cervantes, sus nuevos poemarios.

Luis García Montero

“Es un libro de madurez”, señala García Montero acerca de Egipcíaco, el nuevo poemario de Martín López-Vega que presentó ayer en el Círculo de Bellas Artes. García Montero, que conoció a López-Vega cuando todavía era una joven promesa de la poesía en Asturias, habla de todo lo que encierra esta nueva antología. “Egipcíaco se revela como un diálogo permanente en el tiempo, pasado y presente, donde un protagonista viajero reflexiona sobre el desarraigo. Martín consigue usar la poesía, no como refugio elitista, sino como una manera de mirar de frente las contradicciones de la realidad. Busca con ella un sitio donde creer en el amor”.

López-Vega define No puedes ser así, el nuevo libro de Luis García Montero, como una poesía vital en la que el hombre se cruza con la Historia. El propio autor nos da dos claves para entender el libro. “Primero, quiero exigir una segunda oportunidad para la Ilustración y las promesas que hacía de un mundo basado en la libertad, la igualdad y la fraternidad. Era necesaria su puesta a prueba a través de la cultura de la sospecha, pero el Neoliberalismo ha impuesto el cinismo que ha envenenado los valores fundamentales. Quiero reivindicar esos valores. En segundo lugar, he querido poner en duda el ámbito de la inocencia. Si pedir perdón sirve para que haya gente que se crea inocente frente a los culpables y no para asumir responsabilidades, no sirve”. 

Luis García Montero

Tuvimos la oportunidad de hablar con ambos escritores acerca de su forma de abordar la poesía 

¿Cuál es vuestra principal aspiración como escritores? 

Luis García Montero: Para mí, un poema es la forma de conocerme a mí mismo y conocer mis relaciones con el mundo. Escribir un poema es también como preparar una casa; es un acto de hospitalidad. Cuando los poemas nos gustan, habitamos esos poemas. Por tanto, escribir uno consiste en crear un espacio que sea habitado por un lector. 

Martín López-Vega: Escribo porque tengo una pregunta que necesita una respuesta. Me gusta ver cada poema como un nuevo escalón vital. 

Muchos artistas coinciden en que una obra de arte nunca se acaba, sino que es el autor el que le pone fin, ¿cuándo dais por terminado un poema? 

LGM: Cuando creo que está bien sugerido lo que quería plantearle al lector y además he descubierto cosas de mí mismo. 

MLV: Cuando la pregunta que me he hecho ha sido respondida. O por lo menos ha empezado a responderse. 

¿Qué es lo que hace que un poema sea bueno? 

MLV: Un poema es bueno cuando arranca de un sentimiento y da lugar a un pensamiento en la mente del lector. 

Hoy día la poesía es considerada por muchos jóvenes como algo pasado de moda, ¿es eso cierto? ¿Cómo podemos acercar la poesía a los jóvenes? 

LGM: En la sociedad en la que vivimos es muy importante tener una relación con el mundo que implique tener los ojos abiertos y que permita un diálogo intergeneracional. Los jóvenes pueden y deben recoger la herencia de sus mayores. Sí que creo que es una buena época para la poesía. Los jóvenes del siglo XXI son nativos digitales y han conseguido un desarrollo muy grande de la poesía en redes sociales. Las redes son la frontera entre la intimidad y lo público. La relación entre estos dos ámbitos es pudorosa y humana y gracias a ello, la poesía tiene una gran acogida. 

¿Algún consejo para cualquiera que quiera escribir? 

MLV: Les diría que se preocupen por la página en blanco y no por el ruido alrededor.