El vendaval de los tulipanes fotosensibles

tulipanes
Nederland, Rotterdam, 24/02/2021, Flower Turbines. foto Jan de Groen

Sylvia Plath estaría equivocada. Desde su cama de hospital, rodeada de coloridos motivos florales, escribía: “Los tulipanes son demasiado entusiastas, aquí es invierno.” Posiblemente, su prematura muerte no le ha permitido desmentirse ante la versatilidad ambiental de las Flower Turbines, los tulipanes metálicos que se alimentan de sol y aire.

Como un elemento más en el ecosistema natural, el tulipán eólico se ha convertido en parte del paisaje de Rotterdam, Ámsterdam, Alemania, Israel y Colombia, con una idea regenerativa que piensa en estética ecológica, aprovechando el poder de las flores. El diseño, creado por Dr. Daniel Farb y desarrollado en Israel, integra un sistema combinado de energía solar y eólica que evita las caídas de tensión con la fuerza del viento cuando la luz solar disminuye.

En su principal objetivo de democratizar la energía verde, han logrado multitud de apoyos y personas que se deciden a vivir del aire del cielo y del calor del sol mientras disfrutan de una marea multicolor de tecnología vegetal. De hecho, aunque el éxito empresarial no era su meta principal, el ascenso es innegable para esta startup elegida el año pasado por la Escuela de Negocios de la Universidad de Pepperdine como una de las 20 empresas estadounidenses más financiables.

tulipanes
Nederland, Rotterdam, 24/02/2021, Flower Turbines. foto Jan de Groen

Y es que, a pesar de que los proyectos de investigación de ingeniería verde tienen lugar en Israel, su patente ecoartística ya triunfa Estados Unidos, Australia, India, Canadá y China. Posteriormente, la planta de fabricación de los Países Bajos reproduce este modelo floral que aprovecha las materias primas inagotables sin suponer ningún impacto, ni acústico ni medioambiental, convirtiéndose así en el futuro de la energía renovable de máxima sensibilidad con el entorno.

tulipanes
Nederland, Rotterdam, 24/02/2021, Flower Turbines. foto Jan de Groen

¿Cómo empezó el proyecto?

Flower Turbines comenzó como un proyecto del Dr. Daniel Farb quien, con su pasión por un mundo más verde construido sobre energía limpia, deseaba hacer de las pequeñas turbinas eólicas una fuente válida y accesible para la energía verde en todo el mundo. En 2019, el director de la UE, Roy Osinga, se unió al Dr. Farb para ayudar a establecer la empresa en Europa. Ahora, Flower Turbines es una empresa internacional que ayuda a personas, empresas y gobiernos a ser más sostenibles en sus formas.

¿Por qué os inspiró la forma de los tulipanes? ¿Pensastéis en otras flores?

La forma tecnológica que se utiliza para estos aerogeneradores de eje vertical, junto con el factor de hacer visibles al mundo sus ambiciones de sostenibilidad, hizo que la elección de un tulipán fuera clara. Es posible que se piense en el “poder de las flores” como una de las grandes motivaciones de las Flower Turbines.

¿Todos los procesos de producción tienen lugar en Israel? 

Flower Turbines es una empresa internacional, con oficinas en Estados Unidos y los Países Bajos. Nuestra empresa tiene una cadena de suministro que utiliza los mejores activos de varios países para que nuestros productos sean lo más eficientes posible.

Según una fórmula patentada, la colocación correcta reduce las turbulencias y aumenta la eficiencia, ¿cuánto tiempo les llevó encontrar la fórmula maestra?

Nos llevó varios meses de simulación de ingeniería y de discusión de los resultados.

tulipanes

¿Sois la única empresa que combina la energía solar y la eólica?

No somos la única empresa del mundo que combina la energía solar y la eólica. Sin embargo, somos una empresa que apuesta por la eficiencia, el respeto al medio ambiente y la estética ecológica, lo que nos convierte en la opción ideal para tener en su entorno de trabajo o de vida.

Aunque construyamos con materiales de bajo impacto, siempre generamos una cierta huella por la industria y el transporte necesarios para poner el material en el lugar ¿Empleáis métodos que permitan recuperar los materiales utilizados?

La mayor parte de la turbina es de metal, que es fácil de reciclar. Cuando hacemos las palas de fibra de vidrio, ese material se está utilizando en Europa como ingrediente del hormigón. Estamos construyendo las estructuras básicas para que duren mucho tiempo. Es una forma de disminuir la huella.

tulipanes
Nederland, Rotterdam, 24/02/2021, Flower Turbines. foto Jan de Groen

¿Qué está frenando el potencial de la energía eólica distribuida a nivel mundial? 

Flower Turbines se centra en la belleza de la energía renovable, tanto en sentido literal como figurado. Mostramos a la gente que no es necesario vivir o trabajar junto a un enorme y ruidoso aerogenerador y que las turbinas eólicas pueden ser bellas e ideales para su situación específica. 

Para nosotros, se trata de mostrar lo que nuestros aerogeneradores pueden hacer e informar a la gente lo mejor posible sobre los beneficios y los aspectos realistas de la energía renovable a través de los aerogeneradores.

También habéis estudiado la posibilidad de expandiros hacia la eco-movilidad ¿Algún otro proyecto futuro?

Siempre estamos interesados en descubrir formas de ayudar a desarrollar la transición energética mundial. La combinación de energía eólica y solar es estupenda, así que estamos estudiando más formas de ofrecer esta combinación para hacer más accesible la energía verde.