El patrimonio natural y cultural de Islas Baleares, un destino extraordinario

El archipiélago balear y su diversidad de paisajes son el destino ideal para salir de la rutina y desconectar.

Es Grau

Las Islas Baleares, por su preservación ambiental y rica cultura, hacen de este un gran destino que invita a los turistas a descubrir la autenticidad del archipiélago fuera de su temporada estival. El patrimonio de Baleares se ratifica por sus monumentos, parajes naturales y tradiciones – creando un destino perfecto para visitar en cualquier época del año.

Han sido declarados este año Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO los sitios prehistóricos talayóticos de Menorca. Estos yacimientos arqueológicos exhiben una refinada arquitectura e ilustran un poco más sobre el pasado de las civilizaciones que habitaron la isla en la Edad de Bronce y la Edad de Hierro.

Dalt Vila en Ibiza, la magnánima fortaleza que preside la ciudad, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999. También incluyendo enclaves arqueológicos notables como Puig des Molins y Sa Caleta, la UNESCO no se limita al casco histórico de la ciudad pero también abarca sus alrededores.

Baleares mantiene una abundancia de patrimonio natural debido a su privilegiada ubicación en el Mediterráneo. El Parc Natural de S’Albufera en Mallorca, es una increíble reserva natural que cuenta con la zona húmeda más amplia de todas las Islas Baleares. Esta se encuentra cerca de las zonas turísticas del Port d’Alcudia y Can Picafort. Una simbiosis ha sido conseguida entre la preservación ambiental y las actividades humanas en este santuario ecológico.

Menorca fue reconocida como Reserva de la Biosfera en 1993 – siendo un claro ejemplo de la preservación exitosa del entorno natural rural tradicional. Sus múltiples hábitats mediterráneos cuidan de especies exclusivas y algunas en peligro de extinción.

Posidonia Oceanica med 1
Dalt Vila med 1
Barraques

Las praderas de posidonia también forman una parte imprescindible del  patrimonio natural de Baleares, extendiéndose por parcelas alrededor de las Pitiusas – un objeto de admiración global gracias a su estado de conservación excelente.

La historia y tradición de las islas le dan una identidad singular y especial – desde festivales locales a canciones tradicionales, Baleares cuenta con expresiones vivas de la herencia inmaterial que han sido pasadas de generación en generación.

El canto de la Sibil·la es una tradición proveniente de la isla de Mallorca y ha sido reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO desde 2010. Este canto y otros de la cultura tienen diferentes versiones distinguidas por su ejecución a capella. Aún así siguen arraigadas a su origen gregoriano, el cual sigue perdurando después de muchos siglos. Caramelles, otra canción y tradicional de Formentera, también ha sido reconocida como Bien de Interés Cultural (BIC) de carácter inmaterial por el Consell Insular de Ibiza y Formentera en 2005. Cinco siglos de antigüedad arraigan estas canciones tradicionales y su continuidad refleja la dedicación de la comunidad a la preservación de sus traiciones.