Yuge Zhou retrata el “ritmo urbano colectivo incrustado en momentos rituales”.

Algo que descubre uno cuando tiene que convertirse en un ser híbrido entre dos culturas, es que siempre va a permanecer en él “un sentido subyacente de nostalgia y pérdida”, me explica Yuge Zhou, la artista de videoarte a la que el abandonó de su país de origen le ha impulsado a explorar los límites y los nexos entre el comportamiento humano y su entorno.

La estética de los videocollages de Zhou, más lírica que documental, bebe de las pinturas de pergamino tradicionales, donde múltiples eventos que ocurren al mismo tiempo se ilustran en una narración condensada. El lenguaje audiovisual con el que nos aborda es inseparable de la influencia de su cultura Oriental y reflejo de ello es su último proyecto, When the East of the day to the West of the night, filmado a los dos lados del Océano Pacífico, explorando así la separación entre su tierra natal, Beijing, y su país de adopción, Estado Unidos.

Del mismo modo que acoge su nuevo hogar, la artista asume también técnicas de collage de la actualidad para crear estas imágenes en movimiento que progresan a través del tiempo y el espacio. Imágenes que hablan de Personas y Lugares, de Comúnidad y Compasión, de Oriente y Occidente.

Pasaste de ser cantante en tu infancia a videoartista …

Cuando era niña, cantaba en un conocido programa de televisión en China, pero luego estuve yendo a clases de arte tradicional en pinturas de paisajes. En la universidad, estudié tecnología y, posteriormente, vine a Estados Unidos para realizar una maestría en informática. En lugar de alejarme del arte, finalmente se convirtió en una puerta inusual para impulsarme a un ámbito más contemporáneo de la creación artística.

¿En qué te ha afectado ser extranjera?

La falta de familiaridad aumenta mi sensibilidad hacia lugares que la población local puede concebir como normales. Mientras estaba terminando mi licenciatura en ciencias de la computación en el norte del estado de Nueva York, tomé una cámara y comencé a disparar. No fue calculado, fue casi casualidad. Esto me llevó a realizar un MFA en la School of the Art Institute de Chicago, donde pude fusionar conceptos artísticos con la lógica asociada a la innovación tecnológica. Esta fue una ruta tortuosa: creo que muestra que no existe una fórmula para encontrar tu pasión y, al final, las pasiones de uno a menudo se entrelazan.

¿Retomaste el arte en Estados Unidos de forma casual?

Inicialmente me mudé a los Estados Unidos para ir a la Universidad de Syracuse y obtener una maestría en tecnología, pero también estaba interesada en experimentar una cultura muy diferente para contrarrestar mi herencia china. Para mí, uno de los aspectos más intrigantes de las ciudades urbanas estadounidenses es la diversidad cultural y la inclusión, la apertura de la gente a esa diversidad y su impacto en su comportamiento y estilos de vida. Como extranjero e inmigrante con una educación cultural relativamente reservada, esto me ha inspirado a reinterpretar la escena estadounidense desde la perspectiva de un interno y externo. Me motiva explorar y transformarme en un híbrido de dos culturas.

¿Cómo percibes la polarización creciente de Estados Unidos?

En los últimos años, he notado cada vez una mayor de división de la sociedad estadounidense, catalizada por la retórica de ciertos políticos, los principales medios de comunicación e incluso la tecnología digital, como las redes sociales. Es difícil presenciar esta escena y a veces me pregunto cómo es que pertenezco a este país.

Creo que, de manera inherente, todo el mundo es igual. Todos los seres humanos anhelamos la comunidad, todos habitamos en las historias de los demás, todos experimentamos la paz, la tristeza, la alegría y el miedo de formas fundamentalmente similares. La cultura refleja ciertas formas de ser, pero todos compartimos una humanidad fundamental y un anhelo de conexión..

Yuge in Beijing

Has hablado de la influencia norteamericana ¿qué hay de tus raíces?

Aunque es corriente que alguien nazca en otra cultura, se mude a un lugar extranjero y se convierta en parte de su “ciudadanía nativa”, se vuelve un proceso más difícil a medida que pasa el tiempo. Yo no me mudé a los EE. UU. hasta los 20 años, así que mi cultura y mis experiencias en China son aquí una parte integral para mí, es imposible empezar de nuevo del todo. Siempre va a permanecer en mí un sentido subyacente de nostalgia y pérdida que me motiva a explorar, a transformarme en alguien híbrido entre dos culturas. Esta fase “intermedia”, a su vez, me hace más sensible a captar los límites y los lazos en el comportamiento y el entorno de las personas.

En cuanto a la influencia en mi obra, diría que mi trabajo es meditativo. Tiene sus raíces en la filosofía china que busca encontrar la paz bajo las turbulencias de la vida diaria. Mi estética también está influenciada por las pinturas de pergamino tradicionales, que ilustran siempre una narrativa condensada, con múltiples eventos que ocurren al mismo tiempo. Las técnicas de collage que utilizo para crear imágenes en movimiento progresan a través del tiempo y el espacio, como estas pinturas de pergaminos. La combinación de escenas y momentos crea una perspectiva asombrosa que nunca pierde de vista los componentes individuales

Underground Circuit at 2020 Ars Electronica
Underground Circuit at 2020 Ars Electronica

Ahora estás exhibiendo “ La hora mágica (verano)” en la galería Currents 826

Sí, es una pieza de videoarte compuestas de escenas en collages de varios lugares en diferentes momentos del día durante el verano. Está inspirado en el concepto de sincronicidad de Carl Jung: personajes y eventos originalmente no relacionados forzados a coexistir, creando coincidencias significativas y micro-narrativas en estas dos vistas surrealistas de un paisaje icónico de Chicago. Está en muestra junto con otros seis talentosos artistas que se enfocan en el arte holográfico y la proyección digital.

También participas actualmente en otra exposición colectiva, “Por favor, forme una línea recta” en Blue Star Contemporary (TX), hasta el 9 de mayo…

Son dos proyectos míos en la exposición, The Humors y Midtown Flutter. Exploras temas de colectividad, arquitectura y el control y la regulación de los cuerpos. The Humors es una serie de videos de cuatro partes sobre personas que interactúan en varios escenarios construidos a lo largo de diferentes estaciones del año. En Midtown Flutter, las imágenes filmadas en la ciudad de Nueva York se juntaron mientras los peatones se mueven horizontalmente a través de los patrones verticales del entorno construido. La instalación utiliza la técnica del mapeo de proyección sobre paneles salientes tridimensionales cortados con láser. Estos relieves son una mejora de los elementos arquitectónicos del video y también de su composición, como si la ciudad misma fuera una escultura.

Otro proyecto tuyo, Underground Circuit, un collage de cientos de videoclips filmados en estaciones de metro de Nueva York, fue seleccionado como una mención de honor en el Prix Ars Electronica 2020 en Linz, Austria.

El circuito subterráneo surgió durante mis visitas a la ciudad de Nueva York. Me fascinó extrañamente su estructura de metro donde las plataformas de las paradas locales se enfrentan entre sí. Noté que mientras la gente esperaba el tren, no podían evitar observar a los del otro lado del andén como si fueran actores en un escenario. Las estaciones eran como teatros de dos vías. Quería explorar este sentido de teatralidad y también un ritmo urbano colectivo incrustado en momentos rituales.

Underground Circuit es un collage de cientos de videoclips filmados en esas estaciones de metro. De estación a estación, el movimiento de los viajeros en los anillos exteriores del video sugiere el ciclo repetitivo de la vida. El anillo más interno incluye personas sentadas en bancos esperando. Los bateristas centrales actúan como controladores del movimiento, inspirados en el concepto del Buda de cuatro caras en la religión popular china, el dios que puede cumplir y conceder todos los deseos de sus devotos.

En la exposición Prix Ars Electronica 2020, la pieza se mostró como una instalación con el video proyectado en el piso de la galería y mapeado en un cubo en el medio del área de proyección. La instalación invita al público a sentarse en el cubo central como dioses voyeur, a observar a los personajes anónimos en el laberinto urbano proyectado.

Undergroud Circuit installation
Undergroud Circuit (installation)

Vuelves a incluir al público en tu video de Soft Plots.

Como habrás visto en algunos  trabajos míos, observo pseudocomunidades, grupos de personas que se juntan y se alejan, especialmente en entornos urbanos. En Soft Plots, la gente juega al voleibol y al frisbee en la Oak Street Beach de Chicago, durante el verano. Pero la escena cambia con una segunda mirada. Los proyectiles se lanzan al vacíos y reaparecen en el borde del marco. Los jugadores desaparecen “debajo” de una cancha adyacente solo para aparecer en otro lugar.

¿Qué representa para ti?

Esta perspectiva extraña y fragmentada retrata una concepción de la vida urbana que es tanto grupal como discontinua, con conflictos y competencias subyacentes. En muchos sentidos, vivimos en grandes ciudades como vivimos en pueblos pequeños, excepto que nuestras comunidades están dispersas en una densa red de vidas históricas de las que solo podemos vislumbrar.

Planeabas hacer la segunda parte de “cuando el este del día se encuentra con el oeste de la noche” con la luna saliendo en las Montañas Rocosas y la meseta del Himalaya en China. ¿El proyecto sigue en espera indefinida?

Desafortunadamente, la situación actual no ha mejorado y el proyecto no se ha completado. Sin embargo, tengo la esperanza de que la actual administración levante el congelamiento de la inmigración. Mientras tanto, planeo convertir mi incapacidad para ver y filmar la puesta de la luna en China en una invitación para que mi familia y amigos creen imágenes temporales de “marcadores de posición” hasta que pueda viajar de nuevo.