Paulius Vengialis: “Quiero que mis piezas reflejen la perfección y la belleza que pueden crear las manos”

Las piezas de Paulius Vengialis, hechas enteramente por él mismo, combinan esencias clásicas con toques modernos.

Toxic 3
Paulius Vengialis – Toxic

Paulius Vengialis es un artista ceramista lituano. Nunca imaginó que, lo que empezó siendo un hobby, se acabase convirtiendo en una parte fundamental de su vida. Usando distintas herramientas y un cuidado proceso de esmaltado, Vengialis es capaz de crear distintas piezas con unos colores que llaman la atención de cualquiera. Hablamos con Paulius Vengialis para conocer más detalles de sus obras.

 

¿Cuándo empezaste a trabajar con la cerámica?

Mi primer contacto con la arcilla fue cuando tenía 16 años en el instituto, teníamos clases de cerámica. Lo primero que hice fue una caja para un trozo de tarta con una tapa hecha del diseño que mi profesor nos dio para cortar, con un mango en la parte superior. Pero eso fue todo.

La segunda vez, que llega hasta el día de hoy, ocurrió en 2018 cuando, accidentalmente, descubrí a Stephanie Kilgast en Instagram. Su trabajo meticuloso y lleno de color me llamó la atención y, cuando descubrí que trabajaba con arcilla polimérica, decidí probarlo. Compré un poco de arcilla polimérica, hice algo pequeño y desordenado y el contacto con ese material tan moldeable me trajo recuerdos de la arcilla de verdad. El fin de semana siguiente estaba sentado en el cuarto de calderas de mi casa con un montón de arcilla de barro, tratando de hacer algo parecido a lo que hacía Stephanie. ¿Pero qué puedes esperar de un primer intento?

Desde aquel momento, todos los vídeos que veo en YouTube, los libros que compro y los artículos que leo son sobre arcilla, vidriado y técnicas. La primera pieza que creé fue una tetera hecha a mano. Estaba fascinado por los maestros japoneses que fabricaban teteras con un nivel tan alto de precisión y maestría.

¿En qué se inspiran tus diseños?

Mi inspiración por las formas supongo que viene de las vasijas antiguas que adoro, como las ánforas, hidrias y otras de hace miles de años. Además, una parte significativa de mi inspiración viene de otros artistas. Cuando veo formas que llaman mi atención, trato de hacer una réplica que, tras muchos cambios y refinamientos, se convierte en la forma que me gusta con una parte de mí dentro de ella.

La otra fuente de inspiración es mi amor por la Ciencia. Matemáticas, Física, Química… son muy importantes para mi pasión por el desarrollo del vidriado, que se parece más a la química que a un arte. Involucra muchos cálculos de masas molares para los elementos del vidriado. Posteriormente, durante la cocción, muchas reacciones químicas son las que crean las preciosas, y a veces inesperadas, superficies y color. ¡Me fascina!

Dreams 2 scaled e1622629305577
Paulius Vengialis – Dreams

¿Qué quieres que reflejen tus diseños?

Quiero que mis piezas reflejen la perfección y la belleza que pueden crear las manos.

¿Cómo definirías tu estilo?

Es una fusión de formas clásicas y colores modernos. Sería algo como Clásicos Modernos.

¿Qué diferencia a tus diseños de otros?

Creo que el 99% son los vidrios que uso para el tratamiento de la superficie. Creo y mezclo mis propios vidrios, no los vas a encontrar en una tienda. Digamos que mi vasija es un lienzo y que ese lienzo es fácil de copiar, pero la pintura que aplico es la marca de Vengialis.

Tus diseños se caracterizan por las formas y la simetría que aplicas. ¿Cómo lo abordas?

Todas mis vasijas se lanzan a una rueda y son glaseadas con vidrio en spray. Mi cerebro siempre está buscando una simetría (problemas de ser perfeccionista) y por eso la rueda es una herramienta que me encanta.

La construcción a mano no es para mí porque, aunque mis amigos me digan que les gustan mis formas inestables que hago de vez en cuando por diversión, a mí no me gustan nada.

Tus piezas destacan, sobre todo, por el uso del color. ¿Cuáles son los principales colores que usas?

Sobre todo, utilizo azul, verde, morado, marrón y muchas tonalidades de esos colores. Pero hay una razón para ello. Si hablamos de cerámica, hay dos formas para conseguir el color en el esmaltado. La primera es utilizando tintas en polvo: es un color prefabricado que se queda igual antes y después de que la pieza pase por el proceso de cocción. Esos son los colorantes que no me gustan. Quedan muy planos y aburridos para mí, o igual es que no los he dominado todavía…

Pero los colores que he mencionado antes se consiguen usando cobre, cobalto, hierro y otros óxidos de metales. Aunque con los óxidos la paleta está más limitada, la profundidad y la belleza del color es imbatible. Además, me encanta la magia que sucede en el horno durante la cocción del vidrio que se colorea con los óxidos. Pones esmalte gris en la vasija, lo cueces y se queda azul, o incluso morado (dependiendo de la composición del esmalte). Creo que, en el futuro, enseñaré más colores que uso.

¿Qué quieres que evoquen esos colores?

Quiero que transmitan el momento de ‘wow’ en los ojos del espectador. Quiero diferenciar mis cerámicas con superficies que sean únicas y que no se vean en cientos de piezas de otros artistas.

¿Cuál es la idea detrás de tu colección ‘Toxic’?

Toxic se centra puramente en el esmaltado. Buscaba un esmalte mate, incluso seco y de apariencia escultórica para mis vasijas. Tardé mucho tiempo en desarrollar este esmalte y ajustarlo para que encajase con mi arcilla y mis formas. Antes de lograr el encaje perfecto después de la cocción, arruiné diez vasijas preciosas, pero he llegado a un punto en el que eso me satisface. Había una cosa clara al principio: este esmalte es increíblemente azul, tan intenso que el nombre vino de manera muy natural – Toxic. La vivacidad de este vidriado puede dañarte los ojos de vez en cuando, o sea que tened cuidado [risas].

¿Y qué hay de tu colección ‘Dreams’? ¿Cuál es a inspiración que hay detrás?

Ha sido el camino más largo de la búsqueda de esmaltes pastel, suaves y difusos. Durante un tiempo, esta superficie solo era un sueño para mí, un sueño que no podía alcanzar. Pero lo seguí intentando una y otra vez. Diferentes composiciones, diferentes combinaciones de dos aplicaciones… Hasta que mi sueño se hizo realidad. Por lo que, si sueñas con conseguir algo, sigue intentándolo y no te rindas.

¿Cómo logras diferenciar ambas colecciones, pero manteniendo tu toque personal?

La diferenciación aparece con los vidriados que desarrollo y aplico, por lo que estoy intentando combinar todo con mis formas.

¿Qué materiales utilizas?

He probado todos los tipos posibles de arcilla, pero ahora mismo estoy trabajando con una arcilla de gres de alta cocción. Además, al mismo tiempo, estoy aprendiendo a manejar cuerpos de porcelana. Un día os sorprenderé con las creaciones de porcelana cubiertas con mis vidrios. El mismo esmalte sobre la porcelana puede quedar incluso más impresionante o totalmente diferente que en el gres.

¿Cómo es tu proceso de trabajo?

A veces hago esbozos antes de hacer una pieza, otras veces no, depende. Pero he encontrado formas que me encantan improvisando sobre una rueda sin haber planificado anda antes. Después viene el verdadero proceso de fabricación.

Cada pieza comienza con una masa de arcilla que acuño en una mesa de yeso. Es necesario hacerlo antes de lanzarla a la rueda para que la arcilla tenga consistencia y no tenga burbujas de aire. Luego pongo la arcilla en la rueda y empiezo con movimientos para centrar, abrir y estirar hasta lograr un cilindro perfecto. Después toca darle forma, donde uso unas herramientas específicas que he aprendido a dominar. Una vez que la pieza está lista, la corto de la rueda con un alambre y la dejo a un lado para que se seque, pero no del todo, lo justo para poder darle los últimos retoques. La forma ya está completa.

Ahora le sigue la primera cocción, llamada ‘cocción de bizcochado’ para hacer una pieza lo suficientemente fuerte y porosa para el esmaltado. Evidentemente, para ello necesito esmalte. Si la vasija la creo yo, ya tengo una idea de del vidriado que usaré basado en los que ya he creado antes. (El desarrollo del esmaltado es muy diferente, puedes tardar mucho en conseguir lo que tienes en mente, probando distintas cocciones y composiciones).

Por tanto, cuando llega el momento de esmaltar, mezclo un lote fresco de un esmalte específico de la libreta donde anoto todos los experimentos que hago con esmaltes. Principalmente, vidrio mis piezas con un spray especial usando una técnica de pulverización y, después del esmaltado, lo dejo secar durante la noche para firmar la parte inferior a mano. Una vez completado, empieza la última cocción, llamada ‘cocción de vidriado’. Esta es la manera por la cual la arcilla viaja y se transforma en una pieza de cerámica irreversible.

¿Cuánto tardas en elaborar una de tus piezas de cerámica?

Puedo hacer una vasija de principio a fin en una semana, teniendo en cuenta mi trabajo actual, contando los tiempos de secado y cocción que son esenciales en un proceso de cerámica. Si hablamos de esmaltado y, sobre todo, el desarrollo de un nuevo esmalte, puede alargarse un mes, tres o incluso más.

¿Qué te gustaría que sintiese la gente al mirar tus piezas?

Quiero hacerles sentir belleza, una belleza que les haga sonreír.

¿Tienes proyectos para el futuro?

Estoy continuamente trabajando en el desarrollo de nuevos esmaltes, pero en ese proceso hay algunos que solo se quedan en mi cabeza. Por lo que, en el futuro, os sorprenderé con muchas nuevas superficies y figuras y espero evocar ese momento ‘wow’ en los ojos de los espectadores una y otra vez.