Los iconos de Chanel

By Álvaro Vélez

En 1932, Europa sufría los estragos de la Gran Depresión. En un intento de mejorar sus ventas, el Sindicato de Diamantistas pidió a Coco Chanel -que desde hacía años estaba de moda por sus diseños vanguardistas- que hiciera una colección de joyas. Con las hermosas piedras que le confiaron, la mítica diseñadora creó Bijoux de Diamants, su primera y única colección de alta joyería.

En los medios de aquél entonces, Coco Chanel comentó: “En mi profesión, cualquier medio es legítimo siempre que sólo se utilice con el verdadero espíritu de la moda. Comencé a crear bisutería porque sentí que estaba libre de arrogancia durante un periodo que tendía a exhibiciones ostentosas de lujo. Esta consideración se desvaneció en un segundo plano durante la recesión económica cuando, en todos los ámbitos de la vida, surgió un deseo instintivo de autenticidad y las divertidas baratijas fueron puestas en la perspectiva adecuada. Si he elegido diamantes es porque representan el mayor valor en el menor volumen. Y mi amor por las cosas que brillan me ha inspirado a combinar la elegancia y la moda a través de la joyería”.

Para hacer esta colección que además, estaba dirigida a mujeres fuertes e independientes, Chanel se inspiró en los elementos que  marcaron la vida y el trabajo de Chanel: El cometa, porque es un símbolo de libertad y esplendor, el cual también puede transformarse en un broche -su pieza de joyería favorita- de oro blanco de 18 quilates y diamantes. El sol, representado en un collar y un anillo transformable resplandeciente de 18 quilates y diamantes. La pluma por su delicadeza y suavidad, se encuentra en un anillo de oro de 18 quilates y diamantes. El lazo, uno de los símbolos mas característicos la firma, se abraza delicadamente a la muñeca y al dedo en oro beige de 18 quilates y diamantes.

Bijoux de Diamants revolucionó el mundo de la joyería de la época y consiguió que sus diseños y patrones comenzaran a expandirse por el resto del mundo. Años después, la casa Chanel presenta su nueva colección inspirada en la original de 1932, pero añadiendo un nuevo elemento, el león, el signo astrológico de Chanel no podía faltar en esta colección. Se trata de un Broche de oro amarillo de 18 quilates y diamantes.