La casa que respira

Según investigaciones científicas recientes, la calidad del aire interior suele ser peor que la del exterior. Por eso, en uno de los jardines cercanos al río Dong Nai, en la ciudad de Bien Hoa, el grupo de arquitectos CTA Creative Architects ha erigido THE WALL HOUSE, que se une a un número creciente de llamativas casas de ladrillos en Vietnam.

En esta casa familiar en la que conviven varias generaciones, la interacción y la conexión aumenta bajo la sombra de los árboles. Debido a “las paredes respirables” y a las claraboyas alternas, la luz natural inunda el interior, donde el aire siempre es ligero y fresco, ya que se intercambia todo el tiempo. 

02 CTA Wall house in 30
02 CTA Wall house in 19 693x1024 1

Los ladrillos fueron rescatados como deshechos de construcciones cercanas, buscando una vida más ecológica y armoniosa para ellos. Algunos están quemados o ennegrecidos y se intercalan en la fachada, dando toques de color.

En lugar de disponerse en una formación de cuadrícula tradicional, se han apilado al azar para crear un acabado superficial irregular y desigual, que evita que la contaminación entre desde el ambiente exterior, a modo de carcasa.

El espacio del jardín es una segunda capa y evita el impacto negativo del entorno. La abundancia de vegetación ayuda a limpiar el aire y crea una zona de amortiguación eficaz.

Juntas, estas dos capas de protección son equivalentes a una pared normal, pero la diferencia importante es que garantizan la circulación del aire y la luz, lo que resulta en un espacio habitable más saludable.

02 CTA Wall house in 34

La paleta de materiales empleados es muy simple: el adobe perforado cubre el piso y los gabinetes de la cocina se han entramado con madera oscura. Una escalera de metal negro con balaustrada de alambre conduce al primer nivel de la instalación, y los dormitorios se organizan alrededor de un vacío que se extiende por ambas plantas.

El diseño arquitectónico desdibuja los límites entre lo sólido y lo hueco, entre el interior y el exterior. Se crea un nuevo espacio vital, donde las personas viven más cerca de la naturaleza.