El artivismo de Olaf Breuning

El bullicio de la ciudad nos invita a muchos de nosotros a dejar volar la imaginación, a pensar en un futuro lejos del ambiente metropolitano, próximo a la tranquilidad de la naturaleza. Cuando Olaf Breuning llegó a la mediana edad decidió dar el paso y abandonó Tribeca, trasladándose con su familia a Kerhonkson, una pequeña aldea con poco más de 1500 habitantes al norte del estado de Nueva York.

Esto fue ya hace casi una década, y es allí donde actualmente se inspira y adapta la realidad a los viajes de su imaginación.

Olaf es un reputado artista sueco, conocido por un estilo ecléctico y activista, por la combinación del surrealismo con el humor de la vida cotidiana. Además, las diversas incursiones del artista en el cine, la escultura, el dibujo y la fotografía a menudo llaman a la acción.

 

Olaf Breuning
Exposición de RAIN en Galería Metro Pictures

El 25 de enero presenta RAIN, una exposición en la Galería Metro Pictures, en la que a través de las coloridas pinturas de paisajes y esculturas de piedra tallada pretende hacernos reconsiderar las preocupaciones ambientales urgentes a las que nos enfrentamos.

Es una producción de sus lienzos más cruda al utilizar bloques de madera tallados en bruto y cortados con motosierra. Dan forma a las olas, las estrellas, las gotas de lluvia o las briznas de hierba, son una evocación a una época pretecnológica y de mayor sintonía con nuestro entorno natural. Contrastan con las esculturas de piedra de la serie de Sad and Worried Animals, que intentan imaginar a los animales en los procesos que alteran sus hábitats.

Amante de varias técnicas, también presenta sus pinturas a modo de mapas meteorológicos de tiempo turbulento, una metáfora del rápido ritmo del cambio climático. Al igual que en otras ocasiones, espera que sean una llamada a la acción, o al menos, un motivo para repensar nuestra relación con la naturaleza y las consecuencias de nuestras acciones.

Olaf Breuning
Color Rain. 2020, gesso and acrylic on canvas

En tu nueva exposición hay pintura y esculturas de tu creación, pero además también trabajas en los ámbitos de la fotografía, el lápiz e incluso el vídeo. ¿Con cuál de te sientes más cómodo?

Utilizo tantos medios como sea posible para poder reaccionar ante este mundo de diferentes maneras. Este es un mundo colorido y merece una respuesta colorida.

 Algunos describen tu arte como “descarado”. ¿Sabes por qué dicen eso?

Ja, no, no sé por qué dicen eso … dicen mucho … no olvides que hay 7.500 millones (una por cada persona en el mundo) de formas posibles de describir mi trabajo. Supongo que dicen descarado por el humor en mi trabajo… supongo….

Las imágenes creadas con el bloque tallado evocan una época antes de que la tecnología estuviera en el corazón de nuestras vidas. ¿Te prefieres esta época?

Creo que cada etapa tiene su mejor momento, me gusta mi iphone y las posibilidades que trae consigo, pero sí creo que estamos conectados a cosas simples. La tecnología es más bien un fenómeno nuevo para nosotros, en comparación con la larga historia de los humanos.

¿Es cierto entonces que descubriste una casa en Kerhonkson y te mudaste allí? ¿Cómo ha cambiado la vida?

Eso es absolutamente cierto y la vida ha cambiado. ¡Pero la razón principal es que me convertí en padre! Y para las personas con niños, sabrán de lo que hablo cuando digo que la vida cambia; y para las personas sin hijos, no tienen idea de lo que estoy hablando.

En 2012 colaboraste con Hermes creando escaparates realmente imaginativos … Contrasta un poco con el mensaje de algunas de tus obras ¿Es cierto que la moda va a arruinar el planeta?

Hice algunas ventanas para Hermes por todas partes y creo que la moda no es realmente la razón principal para arruinar nuestro planeta. Obviamente hay muchos otros motivos más devastadores.

Olaf Breuning
Window Display, Hermes Japan, Tokyo, 2012

La interpretación de tus esculturas, Sad and Worried Animals, va dirigida a generar pensamiento crítico con la situación medioambiental actual. ¿Cuáles son los principales retos a los que nos enfrentamos?

Sí, los animales no tienen nada que decir. Los humanos cambiamos el clima y hemos comenzado una reacción en cadena de eventos muy desafortunados. Los animales apenas pueden adaptarse, ellos, como mis esculturas, solo esperan a el gran martillo. Por supuesto, esto es una forma metafórica de hablar, pero nos enfrentaremos a cambios que, es lo que dicen todos los científicos desde hace un tiempo. Todos debemos escucharlos y educarnos para comprender las consecuencias que se avecinan y tal vez estar motivados para hacer nuestro mejor esfuerzo para apoyar las futuras formas de vida. Están absolutamente a nuestro alcance.