Cápsula medioambiental. Entrevista a Azuma Makoto

Para los japoneses, los jardines tienen una dimensión espiritual. Su cultura siente el tránsito de las cuatro estaciones a través de la naturaleza.

El sueño de ser Azuma Makoto era ser músico, así que se mudó a Tokio, donde comenzó a trabajar en una floristería. Igual que un acorde nunca era igual que otro, lo mismo pasaba con los pétalos. Desde entonces ha impresionado al mundo con hielos florales, bonsáis sumergidos en agua o un dando concierto de rock frente a un pino colgado en el vacío.

Se le considera el creador de la escultura botánica y un transgresor por su actitud hacia la vida y la muerte. Makoto se identifica con la estética del Mono-No-Aware, concepto filosófico japonés que empatiza con “ lo efímero”. De ese modo, la muerte se entiende como un proceso natural de la vida. 

Su proyecto más reciente es Paludarium Tachikoo & Yasutoshi, una exposición individual estrenada el 12 de diciembre de 2020 en la galería StandBy, y que se prolongará durante todo el mes de enero de 2021. Hemos tenido la ocasión de preguntarle por ello.

Paludarium

¿Cómo pasaste de trabajar en una floristería a hacer esculturas?

Abrí una florería en Ginza. Mientras unificaba y agrupaba flores para mis clientes, comencé a sentir ganas de buscar una relación entre las flores y yo.

¿Qué tienen para ti en común las flores y la música?

Ambos son instantáneos y únicos, solo existe uno en el mundo. Al igual que la distinta forma en que se manifiestan las expresiones florales, un sonido será diferente según el estado mental de quien toca la pieza. 

¿En qué te inspiras?

Aprecio encontrarme con las flores, estar en silencio, cara a cara con ellas y escuchar con atención su voz. 

¿Siempre supiste lo que querías hacer?

Nunca imaginé que expresaría mis sentimientos de esta manera, pero ahora siento que unificar un ramo de flores y crear arte existe en una extensión, y cada punto está conectado por una línea.

¿De dónde nace Paludarium?

Quería encontrar una nueva forma interesante de cultivar plantas, así que comencé a reexaminar su historia. A principios del siglo XIX, los ingleses inventaron un invernadero hecho en vidrio que fue desarrollado específicamente para transportar plantas, y protegerlas de daños por sal cuando viajaban de un lado a otro de sus colonias. Se expuso como obra de arte en la Exposición de París más tarde, y todas estas historias me resultaron muy interesantes.

¿En qué consiste la instalación?

El Paludarium está equipado con un par de funcionalidades. Puede enviar agua desde el techo en lugar de lluvia, permite verter agua a la raíz de la planta por medio de un tubo, tiene un ventilador en lugar de viento y está hecho con paredes de vidrio para capturar la luz natural y también tiene un Luz fluorescente en el interior. De su cuarta serie, tiene un altavoz incorporado para reproducir música, y el interior puede llenarse completamente de niebla. 

¿Cómo lo hiciste entonces?

Creé el mecanismo que cubre completamente los elementos de la naturaleza mediante la incorporación artificial de equipos, y estructuré la mecánica interna muy minuciosamente. 

¿Y qué simboliza para ti?

Hoy en día, la sociedad se ha globalizado. Las personas pueden obtener fácilmente cosas, incluidas las plantas, por lo que se ha vuelto natural ver las plantas ir y venir. Quería crear algo que tuviera un aspecto de antítesis de este tiempo moderno. Incorporar la funcionalidad moderna con algo relativamente familiar, agregarle una nueva interpretación.

Icedflowers

¿Qué nos puedes contar sobre tus otras obras?

Cuando creo algo, lo más importante es que siempre pienso en la relación entre un ser humano y las plantas. Creo que su relación es complicada y muy profunda.

La gente necesita flores desde su nacimiento hasta su muerte. ¿Por qué un ser humano necesita tanto las flores, aunque no se puedan comer? Siempre me hago esta pregunta y hablo conmigo mismo cada vez para crear mis obras. Es por eso que los elementos experimentales tienen un gran efecto en mi proceso de creación. Siempre trato de buscar aspectos de las flores que la gente nunca ha visto, continúo cambiando para elevarlo y cumplir con mi estética expresiva y así encontrar la respuesta a esa pregunta.

¿Cómo ves el impacto a largo plazo de la pandemia en el mercado del arte en general?

Mi expresión es un arte instantáneo, por lo que no se puede categorizar bajo el arte moderno o el arte tradicional. Por lo tanto, no tengo nada que decir sobre el mercado del arte, pero si puedo decir una cosa como persona que se expresa, siento que al experimentar la Pandemia, ha salido a la luz que la gente necesita más “cosas crudas = reales”. 

Esta nueva interpretación del Paludarium permite actualizarlo a la cultura contemporánea. Una fusión con la tecnología moderna, todo en clave de rebeldía.